16.3 C
Peru
Monday, May 17, 2021

No comprarán acciones de Graña y Montero si no firma colaboración eficaz

Must read

Contra el reloj. La recuperación de la constructora Aenza (ex Graña y Montero) depende de la venta del 23% de sus acciones a la británica IG4 Capital. Foto: difusión

La compañía gestora de inversiones IG4 Capital expresó su preocupación por la demora en la suscripción del acuerdo de colaboración eficaz entre Aenza —antes Graña y Montero— con la Procuraduría Ad Hoc del Caso Lava Jato, que comprende: el reconocimiento de los delitos, entrega de información para procesar a los responsables y la determinación del monto de la reparación civil que deben abonar Aenza como empresa, así como los accionistas sometidos a la justicia, entre ellos José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña.

En noviembre del 2019, la firma IG4 Capital llegó a un acuerdo preliminar con la familia y antiguos directivos de G&M —hoy Aenza— para comprar el 23% de las acciones de su propiedad en la empresa, cuyo valor total en la bolsa alcanza los 420 millones de dólares. Los detalles de esta transacción fueron informados a las autoridades peruanas para tomar las precauciones respectivas y garantizar el pago de las reparaciones civiles de los accionistas involucrados en actos de corrupción.

A la venta. En el 23% de acciones están los primos Graña. Foto: difusión

Un objetivo central de las negociaciones para completar esta compra es que los accionistas de la empresa Aenza involucrados en actos de corrupción ya no puedan ejercer derechos políticos en la empresa -interfieran o tomen decisiones-, que rindan cuentas a las autoridades judiciales y se establezcan con precisión los mecanismos para asegurar el pago de sus reparaciones civiles con el ingreso de efectivo que la operación con IG4 Capital implicaría. Esta se llevará a cabo mediante una Oferta Pública de Adquisición de Acciones por la Bolsa de Valores de Lima (BVL).

Sin embargo, mientras se consiga el acuerdo de colaboración eficaz de la empresa Aenza, la compañía IG4 Capital, cuyos fondos se gestionan desde Reino Unido, en cumplimiento de sus normas corporativas y regulaciones internacionales y de transparencia en operaciones financieras, no podrá adquirir las acciones, entre las que se encuentran las de los primos José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña, que, como colaboradores eficaces, han reconocido su participación en actos de corrupción.

La empresa Aenza -antes Graña y Montero- aceptó ser colaboradora eficaz la Procuraduría Ad Hoc del Caso Lava Jato. Foto: La República

Cuestión de fondo

IG4 Capital cuenta con la experiencia en este tipo de operaciones por su participación en la empresa brasileña de saneamiento Iguá, cuyos accionistas originales estuvieron involucrados también en el caso Lava Jato, y que luego de una operación similar han logrado atraer a capitales de los fondos de pensiones canadienses, que tienen estándares internacionales muy exigentes en términos de normas anticorrupción y de cumplimiento de normas en general.

Fuentes de La República relacionadas con las negociaciones informaron que, para IG4 Capital, los 14 meses que han transcurrido desde la suscripción del acuerdo preliminar, sumados al tiempo y recursos invertidos antes de lograr la firma, resultan ya demasiado tiempo. Y añadieron que los inversionistas cuyos fondos administran no podrían esperar más de 6 semanas para que se firme el acuerdo de colaboración eficaz. De modo que los inversionistas buscarían avanzar con otros proyectos que tienen en Chile y Colombia, agregaron las fuentes.

El ingreso de IG4 Capital permitiría a Aenza una reestructuración financiera bajo mucho mejores condiciones, porque la transacción implicaría apartar a los accionistas acusados de corrupción en momentos en que el mercado internacional ofrece tasas excepcionalmente bajas para empresas que no cargan con ese pasivo reputacional.

El acceso a financiamiento a estas tasas depende de alejar de toda capacidad de injerencia en la gestión de la empresa a los accionistas involucrados en procesos judiciales de este tipo.

Además, los montos que recibirían los antiguos directivos de G&M permitirían generar las garantías para el pago efectivo de las reparaciones civiles por las actividades ilícitas de los anteriores responsables de la compañía constructora. En consecuencia, si la operación no se concreta, se perjudicaría el Estado por la dificultad para poder cobrar, más de 10.000 trabajadores y toda la cadena de proveedores de una empresa de la dimensión de Aenza, indicaron las fuentes consultadas.

Hernando Graña Acuña y José Graña Miró Quesada. Foto: Andina

Acuerdo sería en marzo de este año

Fuentes de Aenza señalaron que la procuradora ad hoc del caso Lava Jato, Silvana Carrión, estima que en el primer trimestre de este año se suscribirá el acuerdo de colaboración eficaz con la empresa luego de que se precise el monto de la reparación civil.

Anuncio. Procuradora Silvana Carrión estima firma en marzo. Foto: difusión

Los hechos reconocidos por la constructora dentro del proceso de colaboración eficaz se encuentran bajo verificación por el Equipo Especial del caso Lava Jato. Aunque se han encontrado algunas “diferencias técnicas”, las fuentes indicaron que se ha avanzado dicho trámite imprescindible.

Las cifras

43 millones de dólares es el valor en la bolsa de Aenza (ex-G&M).

14 meses han transcurrido desde que IG4 Capital firmara acuerdo de compra.

Graña y Montero, últimas noticias:

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.

More articles

- Advertisement -

Latest article