20.8 C
Peru
Sunday, May 16, 2021

Los gastos médicos en Perú son hasta 4 veces la tasa de inflación

Must read

Aprovechamiento. Durante la crisis sanitaria se reportó una excesiva alza de precios de medicamentos y oxígeno medicinal. Foto: Félix Contreras.

Con la llegada de la pandemia Covid-19 en el 2020, para este año se proyecta un aumento en el gasto médico superior al 7% en Perú; es decir, más de 4 veces la tasa de inflación del país que proyecta el Banco Central de Reserva (1,6%), según el estudio Health Trends: Insurer Survey de Marsh.

Es preciso mencionar que los gastos médicos en el mundo han superado la inflación general en casi tres veces durante los últimos años.

En Perú, los principales factores de riesgo están relacionados a los malos hábitos alimenticios, hábitos de higiene y el sedentarismo. Asimismo, las enfermedades que han generado mayores gastos en los planes de salud son las enfermedades infecciones, el cáncer y las enfermedades crónicas.

De acuerdo al estudio, el 54% de las aseguradoras en Latinoamérica esperan un aumento de los gastos médicos impulsados por los servicios diagnósticos, la atención médica y el tratamiento de COVID-19.

La proyección sobre el incremento de los gastos médicos en relación a las condiciones del propio sector, está basado en una serie de factores como la demanda respecto a la reanudación de diagnósticos o tratamientos no urgentes, el incremento de precios unitarios de medicamentos, el aumento de problemas de salud relacionados con el trabajo a distancia, incluyendo problemas de salud mental, así como el incremento en la gama de servicios digitales y en línea.

El estudio reveló un aumento en el número de aseguradoras que ofrecen consultas de salud virtuales, o “telemedicina”, y el 74% dijo que era una parte activa de su enfoque actual de gestión de planes, frente al 48% en 2019.

Además, el 66 % de las aseguradoras ahora cubren iniciativas de salud preventiva. Los planes que son cubiertos por las empresas seguirán desempeñando un papel importante en la prestación de los servicios de salud que las personas necesitan. Por ejemplo, poco más de la mitad de las aseguradoras esperan que este tipo de planes cubran las vacunas contra la COVID-19, especialmente en América Latina.

El estudio también encontró algunas brechas por cerrar y otras problemáticas. Por ejemplo, la presión ejercida por los proveedores también ha influido en el incremento de los costos de atención. Los productos farmacéuticos y biológicos con costos elevados (80%), los nuevos diagnósticos y procedimientos (80%) y la prescripción excesiva de pruebas y procedimientos médicos de poco valor (61%) son las tres principales razones que impulsan a los proveedores a aumentar sus costos.

Estrategia de control de gastos

Frente a este panorama, Marsh recomendó 3 elementos claves para establecer una estrategia integral de control de gastos de salud y beneficios.

De acuerdo al elaborado por Marsh, las empresas también deben proporcionar a los empleados los incentivos, el conocimiento y las herramientas para que administren su propia salud y sus propios gastos, por ello es importante un diseño o rediseño de estos planes.

“A medida que aumentan los gastos médicos y se avecina una recesión, es importante que más empresas se centren en asegurar que los beneficios que proporcionan mejoren la salud, el bienestar, la productividad y el compromiso de sus empleados. La salud de los empleados, tanto física como mental, es un activo fundamental para las empresas, ya que les ayuda a impulsar el rendimiento empresarial y será clave para la recuperación de la crisis post-COVID. Los planes de salud deben considerarse una inversión en las personas, no sólo un costo necesario”, señaló Akio Murakami, gerente central de Consultoría de Salud y Beneficios de Marsh Perú.

More articles

- Advertisement -

Latest article