27.9 C
Peru
Monday, September 27, 2021

Las celebraciones del 4 de julio de Biden se ven empañadas por la preocupación que suscita la variante delta del nuevo coronavirus

Must read

¿Podría la variante delta volverse dominante? 2:01

(CNN) — Cuando el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reciba este fin de semana a 1.000 trabajadores esenciales y personal militar en el South Lawn de la Casa Blanca para celebrar el Día de la Independencia, se cumplirá —e incluso se superará— su predicción de marzo de que las reuniones del 4 de julio de este año se parecerían más a las de antes.

Sin embargo, bajo el júbilo se esconde la preocupación de que algunas zonas de Estados Unidos sigan siendo víctimas de la pandemia: están llenas de casos de la variante delta del nuevo coronavirus, altamente transmisible, y pobladas de personas que se niegan a vacunarse.

  • Una por una, todas las variantes del nuevo coronavirus identificadas hasta el momento

Incluso mientras un abarrotado South Lawn representa escenas de celebración en todo el país, la preocupación por la continua propagación del virus sigue siendo fuerte dentro del gobierno, que anunció esta semana que enviaría equipos de respuesta en todo EE.UU. a las comunidades donde los funcionarios están preocupados por una combinación potencialmente mortal: bajas tasas de vacunación y una presencia significativa de la forma altamente transmisible del virus.

Se prevé extender la declaración de emergencia de salud pública en EE.UU. en medio del crecimiento de la variante delta

En reuniones privadas, Biden ha preguntado a sus asesores sobre el impacto más amplio que la variante delta podría tener en EE.UU., según personas presentes. Sigue recibiendo un informe diario sobre las tasas de casos, el número de muertes y la prevalencia de las variantes. Las autoridades subrayan que las personas vacunadas están a salvo, mientras que las no vacunadas son las que corren más riesgo.

En una señal de que la pandemia está lejos de terminar, los funcionarios también dijeron que el gobierno planea extender la declaración de emergencia de salud pública para la pandemia que el expresidente Donald Trump anunció en 2020 y la cual se prevé que expire este mes.

Reino Unido y la variante delta

Y los viajes al extranjero a los países en los que la variante delta está resurgiendo, incluido el Reino Unido, siguen en suspenso, ya que las autoridades esperan evitar que lleguen nuevos casos a Estados Unidos, a pesar de la mayor presión de los gobiernos extranjeros y del sector turístico para que se abran.

El aumento de la variante delta en el Reino Unido es la «razón principal» por la que EE.UU. no suaviza las restricciones de viaje a ese país, declaró un alto funcionario de salud a CNN.

Un funcionario del gobierno dijo que su objetivo es reabrir los viajes internacionales cuando puedan hacerse de forma segura, pero no proporcionó información actualizada sobre cuándo se espera que eso ocurra. Existen grupos de trabajo entre EE.UU. y otras naciones que evalúan constantemente la situación.

Los impulsos contradictorios de celebrar los avances contra el virus y mantener la vigilancia para evitar una mayor propagación han influido en el enfoque de la Casa Blanca sobre la segunda fiesta del 4 de julio de la era de la pandemia.

Celebrar y preocuparse al mismo tiempo

Biden se inclinó mayoritariamente por la celebración, enviando a su esposa, al vicepresidente y a otros altos cargos de su gobierno a declarar «Estados Unidos vuelve a estar unido» en desfiles, comidas al aire libre y parques de bomberos de todo el país.

El propio Biden viajó el sábado a Traverse City (Michigan), donde se celebra de nuevo el Festival de la Cereza, después de que las autoridades lo cancelaran el año pasado.

Hubo cierta preocupación dentro de la Casa Blanca por la impresión que generaría de la fiesta del 4 de julio, ya que la variante delta se está extendiendo por poblaciones vulnerables de EE.UU., según un funcionario.

Pero nunca se consideró la posibilidad de cancelar el evento. Se aconsejó a los invitados que se hicieran la prueba hasta tres días antes de la festividad, pero no se les exigirá que se hayan vacunado. No se exigirán máscaras a las personas vacunadas, de acuerdo con las directrices actuales de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

«¿Nos gustaría hacer esto habiendo erradicado completamente el covid? Sí, por supuesto», dijo el funcionario, que aseguró que nunca se habló de suspender la fiesta. «Seguimos adelante, con este evento, con las iniciativas, con intentar que la gente se vacune. Todo ello».

En el programa «State of the Union» de CNN este domingo, Jeff Zients, coordinador de la respuesta al coronavirus del presidente Biden, defendió la decisión de la Casa Blanca de no exigir la vacunación a los asistentes a la gran fiesta, diciendo que hay «protocolos de prueba y detección muy rigurosos».

«Creo que la mayoría de estas personas están vacunadas», dijo Zients, y añadió: «Pero al final del día, es una elección individual, esperamos que todos los individuos tomen la decisión correcta aquí y se vacunen».

El objetivo que no se cumplió

Biden esperaba proclamar este fin de semana que el 70% de los adultos estadounidenses habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra covid-19.

Pero las autoridades reconocieron hace más de una semana que el objetivo no se cumpliría, ya que luchan por convencer a los estadounidenses que aún se resisten a vacunarse. Alrededor del 67% de los estadounidenses mayores de 18 años habían recibido al menos una dosis, según los datos de los CDC comunicados el sábado.

Para Biden y sus asesores, la realidad es que conseguir que todo el país se vacune será el trabajo de toda su presidencia, y que las zonas del país en las que las tasas de vacunación siguen siendo bajas seguirán sufriendo brotes que obstaculizarán el esfuerzo de recuperación a nivel nacional.

  • ¿Qué pasa si estás vacunado y te contagias con la variante delta de covid-19?

La mayoría de los adultos estadounidenses que piensan vacunarse contra el covid-19 ya lo han hecho, según un informe de la Kaiser Family Foundation publicado esta semana.

Aunque no lo han descartado, las autoridades no esperan actualmente que Biden establezca más objetivos numéricos en materia de vacunación, dado que EE.UU. aún no ha alcanzado el último y el ritmo de vacunación se ha ralentizado considerablemente, según personas que conocen las conversaciones.

Presionar para que más gente se vacune

En su lugar, las autoridades planean simplemente presionar para que el mayor número de estadounidenses se vacune lo antes posible. Un reciente análisis de CNN de los datos más actuales de vacunación de los CDC revela que más de uno de cada 10 estadounidenses no se ha vacunado por segunda vez.

Las autoridades afirman que es más vital que nunca que los estadounidenses reciban su segunda dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, ya que la protección contra la cepa delta se refuerza drásticamente con la dosis adicional.

También surgen nuevas preguntas sobre la posibilidad de que se vuelva a exigir el uso de cubrebocas en caso de que la variante provoque un aumento de los casos, una posibilidad que la Casa Blanca ha intentado disipar públicamente después de que anunció con bombo y platillo el levantamiento de las recomendaciones sobre el uso de mascarillas a principios de la primavera.

La Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, dijo el jueves que la variante delta del coronavirus sigue siendo una grave amenaza en los Estados Unidos y podría causar más casos de covid-19, hospitalizaciones y muertes en las comunidades no vacunadas, especialmente en las del sureste y el medio oeste.

«Observando estado por estado y condado por condado, está claro que las comunidades donde la gente sigue sin vacunarse son comunidades que siguen siendo vulnerables», dijo Walensky.

  • Esto es lo más reciente sobre los esfuerzos de vacunación contra el covid-19 en Estados Unidos

A Biden no le preocupa un brote generalizado en EE.UU.

Walensky dijo que, a medida que la variante delta sigue propagándose en EE.UU., la nación vio un aumento reciente en su promedio de siete días de casos de covid-19.

El miércoles, los CDC informaron de 14.875 nuevos casos de covid-19. La media actual de siete días del país es de unos 12.600 casos al día.

Biden dijo el viernes que no le preocupa la posibilidad de que se produzca otro brote generalizado de covid, pero reconoció que desconfía de que las personas no vacunadas se contagien de la variante delta en las reuniones navideñas.

«Me preocupa que las personas que no se han vacunado tengan la capacidad de contraer la variante y contagiar a otras personas que no se han vacunado», dijo Biden a periodistas en un evento sobre economía. «No me preocupa que vaya a haber un brote importante».

«Será mejor el año que viene»

Biden reiteró sus temores de que «se pierdan vidas» en caso de que más personas sigan resistiéndose a vacunarse.

«No pienses en ti, piensa en tu familia. Piensa en los que te rodean», dijo. «Eso es lo que deberíamos pensar hoy. El 4 de julio de este año es diferente al del año pasado y será mejor el año que viene».

En cierto modo, este fin de semana es el momento que Biden predijo a los dos meses de su presidencia, de pie en el Cross Hall de la Casa Blanca.

«Si hacemos nuestra parte, si hacemos esto juntos, para el 4 de julio hay muchas posibilidades de que ustedes, sus familias y amigos puedan reunirse en su patio o en su barrio y hacer una comida al aire libre y una barbacoa y celebrar el Día de la Independencia», dijo Biden en marzo, con una larga alfombra roja que se extendía detrás de él, estableciendo un objetivo a meses para que el país volviera a la normalidad.

Avance considerable, pero se redoblarán esfuerzos

Los funcionarios insisten en que la relativa normalidad de la fiesta de este año, comparada con los meses pasados bajo el distanciamiento social y las restricciones de los cubrebocas, fue una señal de que la estrategia de Biden está funcionando.

«Hemos avanzado mucho. Creo que hemos avanzado mucho más de lo que cualquiera hubiera previsto en este momento», dijo Zients a Dana Bash de CNN el domingo, cuando se le preguntó por qué el gobierno se quedó corto en su objetivo.

Añadió que el gobierno planea «redoblar nuestros esfuerzos para vacunar a millones de estadounidenses más durante julio y agosto».

Gran parte de ese trabajo se centra en los estados en los que la combinación de bajas tasas de vacunación y un elevado número de casos hacen temer un retroceso.

«Ahora estamos yendo en la dirección equivocada una vez más con las infecciones de covid-19 aquí en el estado de Arkansas», afirmó el Dr. Cam Patterson, rector de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas, durante la sesión informativa semanal del estado la semana pasada.

Cambio en la estrategia de vacunación

Fauci alerta por brecha en vacunación en EE.UU. 0:42

Con la esperanza de centrarse en los brotes regionales, la Casa Blanca dijo la semana pasada que estaba desplegando equipos de respuesta para llevar a cabo un aumento de las pruebas, proporcionar terapias como los anticuerpos monoclonales y desplegar personal federal en las zonas que necesitan personal de apoyo para la vacunación.

El equipo de coronavirus de la Casa Blanca encabeza la iniciativa y los funcionarios esperan que los equipos ayuden con todo, desde el impulso de las pruebas, la provisión de suministros y el aumento potencial de los esfuerzos de los medios de comunicación pagados que se dirigen a las regiones donde la vacunación es baja.

Sin embargo, aunque los equipos de respuesta se envíen para reforzar las comunidades, los funcionarios creen que la vacunación es la principal forma de detener la propagación y reconocen que sus esfuerzos podrían ser limitados.

EL gobierno ya cambió su estrategia, pasando de centrarse en sitios de vacunación masiva a esfuerzos más específicos para vacunar a la gente. Las autoridades sanitarias enfocan su atención en los jóvenes en particular, que representan un gran número de personas aún sin vacunar. También siguen centrándose en las minorías, cuyas tasas de vacunación son inferiores a las de la población blanca.

Reconociendo la preocupación por la variante delta, el gobierno de Biden inundó las redes de televisión con altos funcionarios federales de salud la semana pasada para abordar las preocupaciones antes del fin de semana del 4 de julio.

«El mensaje es: vacúnate»

Y los funcionarios trataron de equilibrar lo que sin duda es un momento para marcar el progreso contra el virus con el persistente problema de que grandes franjas del país todavía parecen resistirse a las vacunas.

«Se puede seguir celebrando al mismo tiempo que se transmite un mensaje muy, muy claro: si te vacunaste, tienes un alto grado de protección. Si no lo estás, deberías llevar un cubrebocas, y deberías pensar muy seriamente en vacunarte», dijo el jueves el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

«Así que, en muchos aspectos, nada ha cambiado realmente», dijo Fauci. «Estamos celebrando como país al mismo tiempo que reconocemos el hecho de que estamos en una situación grave para aquellos que no se han vacunado. Y el mensaje es: vacúnate».

Jasmine Wright y Veronica Stracqualursi, de CNN, contribuyeron a este reporte.

spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article