27.9 C
Peru
Monday, September 27, 2021

La isla de los pequeños negocios

Must read

Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Aunque sería ingenuo verla como una apertura a la democracia, la ampliación del sector privado en Cuba es una buena noticia.

El gobierno de Cuba acaba de permitir a la pequeña empresa privada operar en casi toda la economía. Es un permiso para 2,000 actividades, con 124 excepciones. No es la primera vez que se acude a la iniciativa privada (fondas, taxis, turismo) para aliviar presiones. Pero ahora el cambio es casi total, o por lo menos lo parece.

Hace algunos decenios una medida así en Cuba hubiera sido vista como revolucionaria, si se permite la palabra. Pero ya está demostrado hasta la náusea que no hay contradicciones entre el capitalismo (chico o grande) y los regímenes de partido único y mano dura. Para todo fin práctico, en esos países el poder sigue saliendo del fusil.

Para algunos analistas la medida se debe a las sanciones de Donald Trump, al fin del petróleo venezolano, y a los efectos económicos de la pandemia. Sin duda es una manera de empezar a ganarse la buena voluntad de Joe Biden, el vicepresidente de la apertura de Barack Obama a la isla. Aunque no debemos olvidar que el régimen cubano es experto en aperturas controladas.

¿Cuánto impacto tendrá la medida? Las anteriores aperturas hicieron pasar el empleo en el sector privado de menos de 10% en 1981 a más de 20% en el 2006. Buena parte del crecimiento tiene que ver con el autoempleo dentro de empresas familiares. Contra todo pronóstico, el sector no fue desmantelado por el camino.

¿Qué va a pasar con este nuevo pequeño sector privado que representará en algún momento (si no choca contra una muralla de estatismo) una parte importante de la economía? Otra pregunta es si un Partido Comunista con las características del de Cuba puede gestionar con éxito una fórmula como la de China, y si su gobierno realmente quiere hacerlo.

La apertura va a necesitar bastante más que los pequeños negocios mismos. En torno de ellos se va a desarrollar una logística de servicios que quizás no pueda ser pequeña ella misma. ¿La asumirá el Estado? Algunas precisiones indispensables todavía no han aparecido. Por ejemplo si habrá algunos cambios en el régimen de propiedad.

Aunque sería ingenuo verla como una apertura a la democracia, la ampliación del sector privado en Cuba es una buena noticia.

Previous articleFotógrafos de La República nominados a premio IPYS
Next articleLlegó la cosa con plumas
spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article