6.4 C
Peru
Sunday, October 17, 2021

¿Es preferible usar sostén o no? Qué responde la ciencia a esta y otras preguntas del brasier

Must read

Cáncer de mama y covid-19: los efectos de la pandemia 5:41

(CNN Español) — ¿Es perjudicial para la salud usar sostén? ¿Y no usarlo? Los mitos en torno al brasier corren como reguero de pólvora en internet, y pueden llevarnos a tomar decisiones incorrectas. En ocasión del No Bra Day, que se celebra cada 13 de octubre, respondemos algunas preguntas clave sobre los beneficios y perjuicios de esta prenda.

El No Bra Day, o Día sin sujetador, se celebra con el objetivo de generar consciencia sobre el cáncer de mama, según el sitio DaysOfTheYear, en coincidencia con el mes de sensibilización sobre esta enfermedad. La celebración no está exenta de polémica, pero sin dudas genera conversación sobre la necesidad o no de utilizar brasier, más allá de que no usarlo se asume como un símbolo para propiciar concientización en la lucha de la enfermedad.

Para hablar sobre este tema, dialogamos con la Dra. Melissa Pereyra, especialista en Ginecología y Obstetricia por la Universidad de Buenos Aires y autora de “V. Ciencia para una geografía íntima sin mitos”. Pereyra, quien tiene su propio consultorio, creó en 2017 una cuenta de Instagram llamada gineconline para abordar la salud ginecológica, especialmente desde la óptica de la prevención. Ahora tiene más de 800.000 seguidores.

Aquí, un resumen de nuestra conversación alrededor de las principales inquietudes sobre la vestimenta.

¿Cuál es el vínculo entre uso del sujetador y cáncer de mama?

Ninguno. “Eso lo desmitificamos por completo, porque la patología mamaria va más allá del uso del corpiño”, explica Pereyra a CNN en Español, agregando que por el solo hecho de tener glándulas mamarias, especialmente a partir de los 40 las mujeres tienen la posibilidad de que una célula se transforme y desarrollen cáncer de mama.

La Sociedad Estadounidense de Cáncer, por su parte, afirma lo siguiente al respecto: “Rumores de Internet y correos electrónicos y al menos un libro han sugerido que los sujetadores causan cáncer de mama al obstruir el flujo linfático. No existe una buena base científica o clínica para esta afirmación, y un estudio realizado en 2014 con más de 1.500 mujeres no encontró ninguna relación entre el uso del sujetador y el riesgo de cáncer de mama”.

(¿Cuáles son los factores de riesgo que sí existen? Además de la edad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalan las mutaciones genéticas, tener mamas densas y antecedentes familiares, entre otros que puedes consultar aquí).

¿Evita el sostén que se caigan las mamas?

No. “No es que no usar corpiño va a hacer que se caiga la mama, ni tampoco es que usarlo va a hacer que me la sostenga”, remarca Pereyra. Las mamas se caen porque a medida que avanza la edad el tejido elástico se va perdiendo, explica, y señala que otros factores como la lactancia pueden afectar este proceso. La Clínica Mayo también menciona como factores que contribuyen el tabaquismo, el sobrepeso, perder una gran cantidad de peso y tener mamas grandes.

¿Qué debo tener en cuenta si tengo dolor mamario?

“El hecho de usar o no corpiño no va a dañar la salud de la mama”, remarca Pereyra, pero en los casos en que existe dolor de mamas, por ejemplo por una displasia mamaria (patología benigna que puede tener distintas causas), sí es importante tener en cuenta qué brasier se está usando. “Ahí los profesionales de la salud entramos a hablar (sobre) qué tipo de ropa interior y corpiño usan porque podría favorecer al dolor y a las molestias en estas mujeres. Pero no porque agrave o provoque la patología”, explica. “Ahí es donde damos recomendaciones de que se use un corpiño que sea de talle acorde, que no tenga aros, que sostenga, pero que no apriete ni lastime”, ejemplifica..

¿Cuál es el mejor sostén?

La elección del sostén es muy personal. Lo importante es que “sea un corpiño que sostenga, que no apriete y no lastime”, explica Pereyra. La elección del talle es fundamental.

En cuanto a los materiales, Pereyra sostiene que los de algodón son los más recomendables, y que sí se van a utilizar de telas sintéticas que no absorban la transpiración, es deseable que no sea un uso diario. En cuanto a los aros, “la única contraindicación es que no esté roto porque eso puede lastimar y a veces produce reacciones alérgicas” en caso de que sea de metal. 

¿Deberías usar brasier de noche?

“La recomendación en salud es que a la noche duerman sin corpiño. Pero no porque eso me pueda llegar a provocar alguna enfermedad. Es cuestión también de que el cuerpo descanse”, explica Pereyra, haciendo énfasis en la piel, el contacto con la tela y la transpiración, entre otros factores. Sin embargo, hay mujeres que prefieren estar con corpiño porque el roce de las sábanas les genera mucha sensibilidad, entre otras causas, y en esos casos es importante que sepan que “no es que por eso van a tener ninguna patología en el futuro”. Sí recomienda, en estos casos, optar por el algodón, materiales que no sean sintétitcos, sin aros y sin cualquier elemento que pueda llegar a dañar la piel.

Estar sin soutien sí mejora la circulación, explica.

¿Existe alguna edad mínima recomendable para empezar a usar sostén?

“El uso del sostén es muy cultural”, explica Pereyra. Desde que comienza el desarrollo mamario, no hay edad correcta ni equivocada, por lo que su recomendación es tener en cuenta cuándo la niña se siente incómoda y tiene la necesidad (si es que la tiene). “Cuando empieza el desarrollo mamario, la niña pasa de un tórax plano a tener un botón mamario que sobresale de la remera y después crecen las glándulas. A partir de ahí se pueden usar los tops”, explica. En esa etapa sí se recomenda evitar los aros “para estar acorde al desarrollo mamario”, una etapa donde también empiezan a doler las mamas.

El botón mamario en términos generales comienza a desarrollarse en el entorno de los 9 años, por lo que desde esa edad se pueden usar los sostenes. “No tiene contraindicación a nivel salud, sobre todo para que la nena también atraviese ese cambio de cuerpo de la manera más armoniosa y tranquila”, explica.

¿Ayuda a prevenir el dolor de espalda?

Cuando las mamas son muy grandes, eso puede afectar la postura, explica Pereyra, por lo que en esos casos el uso de un brasier que sostenga sin apretar puede ser beneficioso. Lo mismo sucede mientras se realiza ejercicio.

Al respecto, una publicación de la Universidad de Harvard sostiene que “el uso de un sujetador puede disminuir la tensión en los ligamentos suspensorios de Cooper y reducir el dolor de espalda”. Además, afirma que “la sujeción de las mamas con el sujetador reduce el riesgo de dañar el tejido graso de las mamas asociado a la actividad física vigorosa”.

¿Qué debo tener en cuenta si estoy amamantando?

Durante la lactancia hay que poner un ojo especial en el tema del sostén. “Si uno usa corpiños con aro o con un ajuste o un talle que no corresponde, ahí sí puede producir mastitits”, explica Pereyra. Además, “si yo tengo las mamas cargadas de leche y encima algo que me aprieta y encima tengo un aro, esto puede llegar a afectar a esa circulación de leche”. Por estos motivos existen brasiers especiales para la lactancia.

¿Cada cuánto se debe lavar el sostén?

No es una ciencia exacta, explica la Clínica de Cleveland, pero según un dermatólogo experto se debería lavar cada dos o tres usos como regla general. La dificultad, en todo caso, radica en definir “uso”. “Unas pocas horas con el sujetador puesto y con una sudoración mínima podrían no contar como un ‘uso” completo’, dice el Dr. Vij, dermatólogo. “Pero unas cuantas horas con mucha sudoración podrían contar como un doble o triple uso”, explica.

Si tengo dudas sobre usar o no el sostén, ¿qué debería hacer?

Es una elección muy personal, afirma Pereyra. Teniendo en cuenta las salvedades mencionadas anteriormente, no hay una decisión correcta y una incorrecta. Se trata de que cada mujer evalúe “cómo se siente cómoda ella en el día a día con sus mamas, con el roce de la ropa, con cómo le queda la ropa, cómo la ven los demás”.

En otras palabras, depende de “cómo afronta ella esa relación con su cuerpo y a nivel cultural”. Porque es, en gran medida, una cuestión cultural.

spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article