5.5 C
Peru
Sunday, October 17, 2021

Es hora de hablar de dinero con los preadolescentes y adolescentes. Así puedes hacerlo

Must read

¿Ahorro ahora o lo dejo para después? 3:54

(CNN) — Los niños están mirando, y no solo comportamientos como la bondad y la empatía pueden causar en ellos una impresión. También ven cómo sus padres manejan el dinero, para bien o para mal.



“Ojalá me hubieran enseñado cómo pagar las facturas y la importancia de pagarlas a tiempo”, dijo Amiyrah Martin, madre de tres hijos de Columbus, Ohio. “Como padres, perdemos la oportunidad no solo de ser transparentes sobre las facturas que llegan a nuestro hogar, sino también de mostrarles a los niños cómo se pagan”.

Otros padres me dijeron que desearían que sus padres les hubieran enseñado los conceptos básicos de elaboración de presupuestos, ahorros y tarjetas de crédito, y temas más avanzados como inversiones, hipotecas, administración de impuestos, negociación de salarios y cálculo de ahorros para la jubilación.

  • Esto es lo que debes saber si quieres traer el dinero de tu jubilación a EE.UU.

¿Por qué no se llevan a cabo las conversaciones sobre dinero? La vergüenza es una razón común. La vergüenza por los errores financieros pueden evitar que los padres tengan conversaciones positivas sobre el dinero con sus hijos, dijo Monica Eaton, instructora de educación financiera certificada y fundadora de Alconbury Press, una compañía de medios enfocada en la educación financiera para los niños.

Eaton anima a los padres a perdonarse a sí mismos por los errores del pasado, reconociendo que esto puede ser difícil si todavía vives con las consecuencias de tu pasado. “Al hacer las paces con los errores de dinero del pasado, los padres pueden estar en una mejor posición para guiar a sus hijos hacia comportamientos financieros positivos”.

No hay necesidad de insistir demasiado en las luchas financieras, advirtió Beth Kobliner, autora de “Haz de tu hijo un genio del dinero (incluso si no lo es)”. Ella recomendó ser honesta, pero breve. “No es necesario que entres en detalles sórdidos, pero si, por ejemplo, la deuda de la tarjeta de crédito te impidió alcanzar algunas metas en el pasado, avísales”.

No tienes que ir muy lejos para empezar, ya que hay muchos momentos de aprendizaje diarios sobre el dinero. Y es mejor que los niños experimenten y cometan errores con sus pequeñas asignaciones cuando hay poco en juego. Aquí hay cinco formas de abordar el dinero con preadolescentes y adolescentes.

Una piedra angular de las conversaciones sobre dinero es identificar las necesidades frente a los deseos. Antes de ir a la tienda con tus hijos, Kobliner recomendó tener claro qué constituye una necesidad, como la leche, en comparación con un deseo, como la leche con chocolate.

“Está bien permitirse pequeños deseos de vez en cuando si la situación de su familia lo permite, pero las necesidades siempre son lo primero”, dijo Kobliner.

Sé sencillo si tu hijo pide algo como un caramelo en la caja. “No mientas y digas que no tienes suficiente dinero para evitar un colapso”, dijo Kobliner. En cambio, recomendó una respuesta directa como, “No, no creo que necesitemos gastar dinero en eso ahora. Estamos aquí para lo básico hoy”.

  • Los trucos para ahorrar en el supermercado

Kobliner señaló que la importancia de construir esta base está respaldada por la investigación. Un estudio de la Universidad de Duke de 2011 encontró que los niños cuyos padres cedieron en la línea de pago tenían más probabilidades de desarrollar problemas de crédito en la edad adulta.

Considera dar a los niños libertad de acción para identificar sus necesidades y sus deseos. Lauren Schamaun, una madre de adolescentes de 13 y 16 años de Rockville, Maryland, dijo que se sentía estresada por equilibrar el presupuesto para comer fuera de casa con las solicitudes de efectivo de sus hijos a medida que se volvían adolescentes y más sociales con sus amigos.

La solución de Schamaun fue aumentar las asignaciones de sus hijos adolescentes pero dejar de darles dinero para las salidas. “Si quieren gastar US$ 12 en un tazón para batidos, pueden hacerlo, y eso ya no afecta mi presupuesto. Los he visto sopesar los pros y los contras de tales gastos y aprender a administrar bien su propio dinero”.

Hablar de metas es importante. “Los objetivos de estilo de vida pueden afectar el tipo de educación y la línea de trabajo que persiguen los estudiantes. Esas elecciones tendrán grandes implicaciones para su potencial de ingresos a largo plazo”, dijo Eaton.

Si la universidad es una de esas metas, Kobliner recomendó que los padres establezcan un plan de ahorro dedicado para la universidad y comiencen a hablar sobre la asequibilidad universitaria durante el octavo grado. “Hazle saber a tu hijo que estás ahorrando dinero para la universidad, idealmente en un 529 (fondo universitario)”, dijo. “Los estudios muestran que los niños que saben esto tienen más probabilidades de ir, independientemente de cuánto hayan ahorrado sus padres”.

Existe la tentación de que los padres usen el dinero como una zanahoria para los niños, y algunos niños pueden sugerir incentivos financieros basados ​​en lo que escuchan de sus amigos. Una encuesta mostró que la mitad de los padres les dan dinero a sus hijos por buenas calificaciones, un enfoque que Kobliner desaconsejó implementar.

  • ¿Podría disminuir la brecha entre riqueza y pobreza condonar la deuda universitaria?

“La investigación de la Universidad de Harvard muestra que estos sobornos no funcionan porque la motivación externa no es lo que hará que trabajen duro a largo plazo. Eso requiere motivación interna, ese sentimiento de logro auténtico”, dijo Kobliner.

Las conversaciones sobre qué hacer con el dinero, ya sea una mesada o ganado de alguna manera, son cruciales. Los padres deben enseñar a sus hijos a gastar menos de lo que ganan, aconsejó Eaton. “Este es un consejo esencial para la administración del dinero y es fundamental”.

Esta importante lección está incluso en la mente de los padres de niños en edad preescolar. Liz Callin de Milwaukee ya está planeando enseñárselo a su hijo de 4 años. “Ojalá me hubieran enseñado lo importante que es comenzar a ahorrar temprano y con frecuencia. Ahorrar un 10% de cada cheque de pago será algo que le enseñaré a mi hijo cuando sea mayor”.

Kobliner recomendó que los padres ayuden a sus hijos a abrir una cuenta IRA Roth para ahorrar parte de sus ganancias. “Es una excelente oportunidad para enseñarle a tu hijo adolescente sobre la magia del interés compuesto”, dijo.

Las matemáticas hablan por sí solas. Kobliner compartió este escenario simple y poderoso para usar en conversaciones con niños: a partir de los 20 años, si ahorra US$ 1.000 al año y se detiene a los 30, tendrá más de US$ 200.000 para la jubilación.

Las conversaciones sobre tarjetas de crédito son importantes, especialmente si tu hijo adolescente se dirigirá a la universidad, un campo de reclutamiento común para las inscripciones.

“Cuando llegué a la universidad, me inscribí para obtener una tarjeta de crédito debido a un ‘regalo’ gratis y no me di cuenta de lo que significaba APR”, dijo Emily Williams, madre de hijos de 4 y 9 años en Malden, Massachusetts. “Yo no pude mantenerme al día con los pagos mensuales y me endeudé muchísimo”.

¿Por qué los ahorristas están dejando su dinero en el banco? 1:12

Kobliner recomendó explicar el concepto de interés de la tarjeta de crédito a los niños con un ejemplo como este: acumular un saldo de US$ 1.000 en una tarjeta de crédito pero solo pagar el mínimo cada mes tomaría más de seis años para pagar y costaría casi US$ 600 en intereses.

Los niños eventualmente necesitarán aprender a administrar su dinero. Mantén las conversaciones apropiadas para la edad, enfocadas y equitativas.

Un estudio de 2018 de T.Rowe Price indicó que las mareas están comenzando a cambiar, pero Kobliner compartió que años de encuestas anteriores mostraron consistentemente que los padres son más propensos a hablar sobre problemas financieros con sus hijos que con sus hijas, lo que lleva a que los niños expresen más confianza sobre asuntos financieros.

“Muchos padres creen que sus hijos (varones) son más inteligentes con el dinero. Esto es una tontería y debe terminar”, dijo Kobliner. “Especialmente cuando las niñas enfrentan una cuesta arriba de todos modos para ganar salarios que están a la par con los de sus compañeros masculinos. Asegúrate de que todos los niños estén preparados por igual para una vida financiera inteligente”.

Christine Koh es una ex científica de la música y el cerebro que se convirtió en autora, podcaster y directora creativa. Puedes encontrar su trabajo en christinekoh.com y en Instagram, Twitter y Facebook en @drchristinekoh.

spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article