8 C
Peru
Sunday, April 11, 2021

El doctor Tan

Must read

Patricia Montero

Patricia Montero

Palabra de Montero

“De pronto lo vi, ahí estaba. No tengo palabras para describir mi tristeza y conmoción… “.

El doctor Jesús Tan fue una luz en los momentos más difíciles de mi vida. Algo parco y muy directo, pero al mismo tiempo cálido y solidario. Creo que nunca le agradecí lo suficiente. Recuerdo su sonrisa, sus palabras de aliento, su mano amable sobre mi hombro para darme fuerza cada vez que mi padre pasaba por un procedimiento que aliviaba la enfermedad que padecía. Mi papá fue diagnosticado con cirrosis y los médicos del Hospital de Policía le daban apenas unos meses de vida.

Sobrevivió nueve años, casi todos con una salud estable y calidad de vida gracias a los buenos doctores que lo trataron después, entre ellos, el doctor Tan, uno de los médicos intervencionistas más destacados del país.

Tengo claro el recuerdo de un momento particularmente difícil. Mi padre había sufrido una trombosis y requería un procedimiento urgente. Para mí era imposible pagarlo y la carta del Fospoli (seguro médico de la policía) no llegaba. El doctor Tan consciente de mi angustia realizó la intervención sin certeza de pago. No pidió carta de compromiso ni pagarés, confió y esperó. Tengo en mi memoria esa noche, el pasillo vacío en el que yo esperaba ansiosa los resultados del procedimiento. Perdida entre mis pensamientos sentí una mano en el hombro, era el doctor Tan que con gran sonrisa me dijo: “todo salió bien”. Lo abracé y lloré mientras él acariciaba mi cabeza.

Supe que el doctor Tan murió el año pasado, no conocí las causas. Hoy caminaba por la sede del Colegio Médico y revisé las fotografías de esa triste galería de médicos fallecidos a causa del covid. De pronto lo vi, ahí estaba. No tengo palabras para describir mi tristeza y conmoción. Se fue tratando de ayudar a otros como lo hizo con mi padre. Según datos del Colegio Médico, cada dos días un médico peruano pierde la batalla contra el coronavirus. Hasta fines de enero 275 profesionales habían fallecido. Las primeras vacunas ya están en el país y me emociona que sean los profesionales de salud, los que están peleando en primera línea, quienes sean los primeros en recibir las dosis. Mi homenaje a ellos. Y si cielo existe espero que el doctor Tan esté allí, quizás con mi padre.

Previous articleLa temprana partida de Renzo Rossini
Next articleFOTOS | Britney Spears, sus altos y bajos a través de los años

More articles

- Advertisement -

Latest article