16.6 C
Peru
Monday, April 12, 2021

Después de semanas de drama y contratiempos, arranca el Abierto de Australia

Must read

Cientos de miles podrán asistir al Abierto de Australia 0:50

Melbourne, Australia (CNN) — Miles de fanáticos del tenis acudieron este lunes al Melbourne Park para ver a estrellas como Naomi Osaka y Serena Williams en el comienzo del Abierto de Australia, luego de un aplazamiento de tres semanas y un gran drama por la cuarentena de jugadores.

Los espectadores llegaron con fuerza en una mañana de verano inusualmente nublada y fría, disfrutando del hecho de que son algunas de las pocas personas en el planeta capaces de asistir a eventos deportivos en vivo durante la pandemia de covid-19. Solo es obligatorio usar una mascarilla en interiores durante el evento, pero también se vio a muchas personas dando vueltas afuera con cubiertas faciales.

Muchos eventos deportivos en todo el mundo se han visto obligados a posponer o suspender competencias debido al virus y establecer límites estrictos de asistencia o prohibir a los fanáticos por completo.

Los organizadores del Abierto de Australia esperan que hasta 400.000 aficionados asistan al torneo este año de manera socialmente distanciada, alrededor de la mitad de los que asistieron a la competencia del año pasado.

«Es bastante fenomenal lo que está sucediendo», dijo el australiano Pat Cash, dos veces subcampeón en el Abierto de Australia individual masculino, quien ahora entrena a Qiang Wang de China.

La presencia de fanáticos en Melbourne Park no habría sido posible si Australia no hubiera controlado su epidemia local de coronavirus en 2020 con estrictas medidas de salud pública. El gobierno de Australia cerró rápidamente sus fronteras en marzo al comienzo de la pandemia, prohibió la entrada de no residentes al país y estableció una cuarentena hotelera obligatoria de 14 días para los viajeros entrantes.

A partir de julio, la mayoría de las personas que regresaban al país tenían que pagar la cuarentena, a un costo de alrededor de 3.000 dólares australianos (US$ 2.300) por persona o de 5.000 dólares australianos (US$ 3.800) por pareja.

Cuando Melbourne, donde se realiza el Abierto, tuvo un brote de coronavirus a mediados de 2020, el gobierno de Victoria puso todo el estado en un confinamiento obligatorio durante casi cuatro meses, una de las medidas más largas de este tipo en el mundo.

Australia combinó su rastreo de contactos con pruebas gratuitas y generalizadas. El país ahora tiene una de las tasas de positividad de pruebas más bajas del mundo, con un 0,2% de las muestras que dieron positivo en la última semana, según el departamento de salud australiano.

Mientras que otras naciones occidentales, como Estados Unidos y el Reino Unido, han informado de decenas de miles de nuevas infecciones todos los días en los últimos meses, Australia ha pasado semanas sin un solo caso de coronavirus de transmisión local. Sin embargo, un trabajador de un hotel en cuarentena en Melbourne dio positivo por el virus el domingo, dijo el Departamento de Salud del estado de Victoria en un comunicado. La persona trabajaba en el Holiday Inn en el aeropuerto de Melbourne, pero el departamento no indicó si el hotel de cuarentena estaba conectado a alguno de los jugadores o personal del Abierto de Australia.

Australia ha registrado menos de 29.000 casos de covid-19 y 909 muertes relacionadas con el virus, según el departamento de salud del país.

Los expertos dicen que el éxito de Australia en contener la pandemia es en parte producto de su geografía, una nación insular que puede cerrar fácilmente sus fronteras, pero también es el resultado de una fuerte acción gubernamental seguida por la mayoría de los ciudadanos.

Brendan Crabb, director y presidente ejecutivo del grupo de investigación médica del Instituto Burnet, dijo que Australia tiene una población que es más receptiva a seguir los consejos de salud que otros países, en parte debido a una larga historia de atención médica financiada con fondos públicos. Mientras que los estadounidenses en varios estados protestaron por las órdenes confinamiento como una violación de sus libertades civiles, los australianos en general siguieron el consejo de las autoridades.

Crabb dijo que si bien originalmente no habría apoyado la celebración del Abierto de Australia en medio de la pandemia, era posible que el evento ahora pudiera ser una «señal para el mundo» de lo que es posible cuando se logra casi cero infecciones por coronavirus.

«Esto es enorme, no me refiero a Australia, me refiero a la filosofía de Covid cero. Esta es una forma muy sólida de vivir, es bueno para la salud, es bueno para su economía y también es bueno para limitar el número de virus mutantes (en desarrollo)», dijo.

«Así que tienes este evento de exhibición que demuestra al mundo lo valioso que es Covid cero. Creo que es increíble su potencial».

Decisiones difíciles

Las fotos de las gradas llenas en un partido de exhibición en Adelaida el 29 de enero, donde jugaron estrellas del tenis como Novak Djokovic y Rafael Nadal, provocaron alegría entre los amantes de este deporte.

«Me llena el corazón ver a los fanáticos en las gradas. ¡Bien hecho Australia!», dijo Andy Roddick, ex número uno del mundo, en su cuenta de Twitter.

Pero a pesar del éxito de Melbourne en contener la pandemia, los organizadores del Abierto de Australia 2021 no se arriesgan, y el evento ha logrado evitar el desastre por poco en un par de ocasiones.

Craig Tiley, director ejecutivo de Tennis Australia, describió los esfuerzos de su equipo para organizar el evento como «hercúleos».

«Tuvimos que traer a 1.000 personas de más de 100 países de todo el mundo en 17 vuelos chárter desde diferentes ciudades a Melbourne, y poner en cuarentena a esa cantidad de personas durante 14 días y luego todos los días a los atletas, lo que les permitía salir de la habitación durante cinco horas», dijo.

Tiley dijo que para ayudar en el rastreo de contactos, el sitio de Melbourne Park se dividiría en tres secciones, lo que significa que en caso de que se detecte un caso de coronavirus será más fácil saber quién ha estado en qué área.

Todas las entradas para los eventos son digitales y no se aceptan pagos en efectivo, todo diseñado para reducir el riesgo de transmisión.

Ha habido algunas decisiones difíciles. En enero, cuando los jugadores comenzaban a llegar a Australia, varias personas vinculadas al Abierto dieron positivo al virus mientras estaban en cuarentena. El plan inicial había sido permitir que los jugadores en cuarentena practicaran cinco horas al día. Sin embargo, como resultado de las pruebas positivas, se les dijo a 72 jugadores que no podían salir de sus habitaciones durante los 14 días completos.

La noticia provocó la indignación de algunos competidores, quienes se quejaron de que si hubieran sabido de las duras restricciones, es posible que no hubieran venido.

«Los jugadores ciertamente se sintieron inquietos», dijo Cash, el entrenador de tenis. «No es una preparación normal, probablemente lejos de lo que normalmente les gustaría tener».

Las autoridades australianas, sin embargo, no se disculparon.

«Esa fue la condición en la que vinieron», dijo el primer ministro victoriano Daniel Andrews en ese momento. «Así que no hay un tratamiento especial aquí … porque el virus no te trata especialmente, así que nosotros tampoco».

Luego, a pocos días del comienzo del torneo, un guardia de seguridad en uno de los hoteles de cuarentena de Melbourne dio positivo por el virus, lo que obligó a sus contactos cercanos a volver a aislarse hasta que se les quitó la infección.

Eso incluyó a más de 500 jugadores y personal del Abierto de Australia, todos los cuales dieron negativo el viernes, lo que permitió que el torneo continuara según lo planeado.

Tiley dijo que el papel de su organización era asegurarse de que los protocolos de salud fueran muy claros y que todos los cumplieran.

«Una cosa que sabemos sobre la pandemia es la incertidumbre. Y nunca se sabe lo que está a la vuelta de la esquina», dijo.

More articles

- Advertisement -

Latest article