7.1 C
Peru
Tuesday, April 13, 2021

Cómo usar el cloro para piscinas y qué cantidad debo utilizar

Must read

Especialistas recomiendan hacer un correcto uso de los químicos en el tratamiento de las piscinas y no permanecer mucho tiempo en ellas. Foto: Minsa

El inicio del verano está marcado por la segunda ola de la pandemia en el Perú. Los contagios durante las últimas semanas en plena estación de calor ponen a flote otro tema importante: el uso de las piscinas, ya sea en casa o fuera de ella.

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, aún no hay certeza de que el coronavirus se trasmita a través del agua.

“No hay evidencia de que la COVID-19 pueda transmitirse a los humanos mediante el uso de aguas recreativas”, que incluyen las aguas dulces (como lagos, ríos, o piscinas) y las saladas (como mares o playas)”, indicaron en un documento.

Sin embargo, ¿qué otros riesgos implica el no conocer sobre el mantenimiento de las piscinas con el uso de cloro u otros químicos? Especialistas detallan este escenario.

Wendy Junco, directora de Aquaval Perú, centro dedicado al mantenimiento de piscinas, expresa que “es importante saber cómo mantener las piscinas en cualquier estación del año, el uso de cloro es el más recomendable. Para las estaciones de veranos se sugiere que el tratamiento sea dos veces a la semana”.

“No se recomienda el uso de alguicidas, clarificarte ni sulfato de cobre, ya que pueden dañar la piel. Es mejor optar por el cloro o el aluminio”, añade.

En cuanto a las cantidades de cloro que se debe usar, ella detalla que “una pastilla de cloro (200 g) sirve para 13.000 a 15.000 litros de agua. Además, verificar siempre el pH que esté entre 7,2 y 7,6, ya que por debajo de ello se considera ácido y por encima muy alcalino”. Añade que un estricto tratamiento las piscinas permite usarlas por una temporada de sol aunque sin cumplir con ello se tendría que cambiar el agua cada cierto tiempo, precisa.

“Si el agua comienza a tener un color verdoso, se debe aplicar el tratamiento de choque, que consiste en verter una mayor cantidad de cloro de la habitual. Esto permitirá una mayor desinfección y, por ende, adecuadas para su función. La limpieza también abarca los filtros, paredes y piso” comenta Junco.

Por su parte, Juan Villena, médico infectólogo, explica que “cuando usen las piscinas deben tener en cuenta las instrucciones del fabricante. No se trata de colocar el cloro y entrar a la piscina, porque puede traer consecuencias”. Asimismo, precisa que “no es recomendable mantener mucho tiempo la misma agua en las piscinas, ya que deben ser recirculantes a fin de evitar daños al cuerpo”.

“La gente que asiste a las piscinas públicas va con la confianza de que estas cumplen con los requisitos, pero es probable que se contraigan enfermedades por la afluencia de asistentes”. De manera general, recalca que las piscinas deben tener el cloro suficiente para matar los microbios.

Villena hace hincapié en que “las personas deben regirse estrictamente a las recomendaciones que vienen adjuntas a las piscinas (armables) siguiendo ello se podrá evitar muchos problemas y no usar los químicos de manera inapropiada”.

Asimismo, Ennio Barrón Núñez, médico dermatólogo de la clínica Internacional señala que “si usamos la cantidad adecuada de cloro, el daño a la piel u otras parte del cuerpo es mínima. Pero si usamos en cantidades mayores a las normales y encima nos quedamos muchas horas en el agua, evidentemente el daño será mayor. Por eso, es recomendable no permanecer demasiado tiempo en ellas y saliendo darse un baño con agua dulce, con jabón neutro y de preferencia hidratar la piel”.

“El otro extremo es cuando no se usa el cloro u otros tipos de químicos para desinfectar: las personas contraen enfermedades de otra naturaleza como los hongos, las verrugas plantares entre otras, que muchas veces pueden causar graves daños dependiendo del tipo de bacterias”, sostiene el dermatólogo.

Se recomienda siempre usar los protectores solares si vamos a exponernos al sol, ya que el índice de radiación en el país está catalogado como muy fuerte, lo que a la larga podría traer serios problemas como el cáncer. De igual manera, si se hará uso de las piscinas en casa o fuera de ella, se debe untar bloqueador en la piel cada 40 minutos. Cabe resaltar que, de acuerdo a Barrón, “los que más afectados son los niños, ya que el 70% de daños en la piel se da en la niñez y por ello la importancia de protegerlos”.

¿Cloro rápido y lento para piscinas?

El cloro rápido o dicloro que se disuelve con facilidad se utiliza para el tratamiento de arranque de la piscina y para casos “rebeldes” como aguas verdes o falta de cloración; es decir, lo que se busca es conseguir el nivel de cloro óptimo en poco tiempo.

Mientras que el cloro lento o tricloro se disuelve de forma lenta y prolongada. Esto permite un mejor control de los niveles de cloro en la dosificación, lo que conlleva a una mayor efectividad para periodos largos.

Otro aspecto en tener en cuenta es el grado de concentración de cada uno de ellos. La concentración del cloro activo o principio activo es del 97% a 98% en el cloro lento. Mientras que en el cloro rápido es del 56%. Por lo tanto, se necesitarán más producto del rápido que del lento para conseguir el mismo efecto.

Piscinas, últimas noticias:

More articles

- Advertisement -

Latest article