28.1 C
Peru
Monday, September 27, 2021

ANÁLISIS | Trump lanza su defensa para cualquier ocasión: todo es política

Must read

CFO de Organización Trump se declara inocente 2:34

(CNN) — No importa cuál sea la acusación, la defensa es la misma: Donald Trump es víctima de una venganza política despiadada.

Por un capricho del destino, dos de las amenazas más molestas para la viabilidad política y la reputación empresarial del expresidente se desarrollaron casi simultáneamente el jueves en dos ciudades que una vez dominó. Y él respondió como siempre lo hace, pasando al ataque.

En Nueva York, los fiscales acusaron a la mano derecha de Trump, Allen Weisselberg, de cargos como hurto mayor y fraude fiscal. Y la propia Organización Trump fue acusada de llevar a cabo un plan fraudulento de varios años para evadir el pago de impuestos.

  • 5 claves sobre la acusación de la Organización Trump y de Allen Weisselberg

Mientras tanto, en Washington, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, nombró a las personas que formarán parte de una comisión selecta sobre la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU., que fue incitada por Trump en un intento de anular su derrota electoral. En un ataque directo al expresidente, incluyen a una de sus enemigas mortales, la representante de Wyoming Liz Cheney, una de las pocas republicanas que dijo la verdad sobre sus abusos de poder en torno a las elecciones del año pasado.

  • Nancy Pelosi anuncia formación de comité selecto para investigar ataque al Capitolio

Ningún expresidente reciente se ha enfrentado a la clase de amenaza a su legado, reputación y potencialmente incluso a su fortuna a la que se enfrenta ahora Trump. Y la ferocidad de su defensa, fiel a su mantra de no ceder ni un milímetro a sus adversarios, sugiere que planea responder con el tipo de asalto total a la psique de Estados Unidos que llevó a cabo durante su presidencia.

El discurso desde el mundo de Trump es que el expresidente está en el punto de mira no por lo que hizo, sino por lo que es, una idea que le ha llevado a través de la investigación sobre Rusia, dos procesos de destitución y numerosos otros líos políticos, personales y empresariales.

«Si el nombre de la empresa fuera otro, no creo que se hubieran presentado estos cargos», dijo Alan Futerfas, un abogado de la Organización Trump.

El equipo legal de la Organización Trump evitó en gran medida refutar punto por punto los 15 cargos del jurado investigador que sostienen que Weisselberg, el director financiero de la organización, evadió impuestos por US$1,7 millones en ingresos y falsificó documentos a lo largo de un esquema de 15 años. La acusación dice que la actividad supuestamente involucró a otros ejecutivos no identificados en una empresa en la que la propia familia Trump tiene todos los roles principales. Weisselberg y la Organización Trump se declararon inocentes. El expresidente no fue acusado personalmente.

Otra abogada de la Organización Trump, Susan Necheles, fue incluso más agresiva que Futerfas al alegar una conspiración política corrupta contra Trump.

«Vamos a ganar este caso, pero este caso nunca debería haber sido presentado», dijo Necheles a los periodistas fuera de la sala. «Esto es una acusación política».

Antes, el fiscal Carey Dunne se anticipó al contraataque de que el caso tenía su origen en la aversión partidista al expresidente.

«La política no tiene ningún papel en la sala del gran jurado, y puedo asegurar a su señoría que no ha jugado ningún papel aquí», dijo Dunne al juez, según una transcripción de sus declaraciones publicada por la fiscalía del distrito de Manhattan.

McCarthy juega la carta de la política sobre la investigación del 6 de enero

De vuelta a Washington, la naturaleza del revuelo que rodea a Trump es política y no legal.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que ha desmentido sus anteriores críticas a Trump por el ataque de la turba al Capitolio por parte de los partidarios de «Make American Great Again», insistió en que el verdadero problema era la mala actuación de los demócratas.

«Lamento la política de Nancy Pelosi. Durante seis meses jugó a la política con esto», dijo el republicano de California, que aplastó un plan para una comisión bipartidista independiente sobre el ataque coescrito por uno de sus propios legisladores del Partido Republicano.

Existe el argumento de que Pelosi esperó demasiado tiempo para llegar a un compromiso con el representante republicano John Katko de Nueva York sobre la composición de un panel bipartidista. Y hay obvios beneficios políticos para los demócratas en seguir investigando los abusos de poder de Trump, con las elecciones intermedias por delante.

Pero al mismo tiempo, el fracaso de la comisión independiente privó al país del tipo de catarsis y referencia histórica que tales paneles han proporcionado en momentos de tragedia nacional, por lo que se puede argumentar que un ajuste de cuentas, más allá de las investigaciones de las comisiones regulares del Congreso, era necesario. No todo es política.

La defensa de la «cacería de brujas»

La queja de que cualquier intento de someter a Trump a una responsabilidad legal tiene una motivación política no es nada nueva. Cada vez que se acusa al expresidente de haber hecho algo malo, él y sus acólitos rara vez rebaten las acusaciones con algún nivel de seriedad o especificidad. Y el propio Trump nunca asume la responsabilidad de sus acciones, sino que busca inundar la zona con confusión partidista y desinformación.

Cuando el Departamento de Justicia y el FBI, por ejemplo, empezaron a sospechar de los múltiples contactos entre Rusia, una potencia extranjera hostil que se inmiscuyó en las elecciones estadounidenses, y sus asistentes de campaña de 2016, Trump afirmó que era víctima de una enorme «cacería de brujas». En su primer juicio político, sus perros de ataque republicanos se quejaron de un proceso politizado al tiempo que eludían las acusaciones de que había intentado que Ucrania iniciara una investigación sobre el entonces candidato presidencial demócrata Joe Biden. El segundo juicio político de Trump, tras el ataque más flagrante al traspaso pacífico del poder en la historia de Estados Unidos, fue tachado por los republicanos del Senado como un complot político para perseguir a un expresidente por parte de los seguidores anti-Trump mientras éste se instalaba en la vida privada.

E incluso las negaciones de Trump de que realmente perdió las últimas elecciones forman parte de una narrativa amplia y falsa -rechazada por múltiples tribunales- de que hubo una vasta conspiración del Partido Demócrata para privarle de un segundo mandato.

«Utilizaron el covid para amañar las elecciones y para robarlas», dijo Trump en un mitin en Ohio el pasado sábado por la noche.

  • ANÁLISIS | Las acusaciones de su organización y de un alto ejecutivo ponen a prueba la vida afortunada de Trump

Trump sabe lo que está haciendo. Construyó su atractivo político sobre la idea de que era un portavoz de millones de estadounidenses que habían sido rechazados por el acogedor club de la élite, al igual que el descarado multimillonario se burlaba a menudo de la alta sociedad de Manhattan. Esta astuta comprensión de la política de victimización ayudó a un magnate inmobiliario de una de las ciudades más liberales de Estados Unidos, que volaba en un avión privado, a vincularse con millones de votantes de la clase trabajadora en el corazón de Estados Unidos. Paradójicamente, una nueva serie de controversias podría reforzar a Trump y ayudarle a renovar su atractivo para su base, ya que busca jugar a ser el rey de las elecciones intermedias y se prepara para una nueva carrera presidencial en 2024.

Su frecuente mensaje a sus partidarios podría parafrasearse como: «No me persiguen a mí, sino a ti». O, como dijo el expresidente en una declaración poco después de que Weisselberg abandonara el tribunal: «¿Ve la gente a los fiscales de la izquierda radical, y lo que están tratando de hacer a 75M +++ de votantes y patriotas, por lo que son?»

La política no funciona en los tribunales

Aunque el equipo legal de la Organización Trump insistió en que Weisselberg estaba siendo utilizado por los enemigos del ex presidente, la detallada acusación contra él requerirá una defensa legal firme y formal. Las declaraciones políticas generalmente no se sostienen en los tribunales, como demuestran los múltiples casos rechazados presentados por el equipo legal de la campaña de Trump alegando fraude electoral en noviembre.

Los abogados de la Organización Trump sí dejaron entrever un aspecto de esa defensa, a saber, el argumento de que no tiene precedentes procesar un caso fiscal como éste como un asunto penal y no civil. Algunos expertos legales dijeron que la práctica es algo inusual, dado que esta acusación se centra en apartamentos gratuitos, alquiler de coches, gastos de escolaridad y otros beneficios adicionales.

Pero Harry Litman, ex fiscal general adjunto, dijo a Poppy Harlow, de CNN, que dada la prominencia de Weisselberg en la empresa y las acusaciones de un esquema de fraude, el enfoque estaba en línea con los precedentes. «Se trata de una estrategia y de temas de conversación que prepararon antes, creo, de ver la acusación», dijo Litman.

La acusación del jueves dejó dos grandes preguntas sin respuesta.

  • Si Weisselberg tuviera sus impuestos limpios no le hubieran presentado cargos, dice abogado

La primera es si la fuerte acusación contra Weisselberg puede estar diseñada para que coopere con los fiscales a cambio de cargos menores, y potencialmente para testificar contra los miembros de la familia Trump. Weisselberg se ha negado hasta ahora a hacerlo.

La segunda cuestión es si la acusación desvelada representa todo el alcance de las investigaciones de dos años contra Trump y su empresa o si hay más por venir para el expresidente.

El exabogado personal de Trump, Michael Cohen, que a su vez fue a la cárcel tras declararse culpable de cargos de financiación de campaña y fiscales, dijo que podría haber guionizado la defensa de «cacería de brujas» de antemano.

«No hay nada que haya ocurrido en la Organización Trump que no haya ido a parar a manos de Donald», dijo Cohen a Alisyn Camerota de CNN.

«Ya sea la compra de clips o el pago de la matrícula de los nietos de Allen Weisselberg. Todo llegaba a la mesa de Donald para su firma».

spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article