25.7 C
Peru
Sunday, September 26, 2021

ANÁLISIS | Horribles escenas de la turba en la insurrección dominan el juicio político de Trump

Must read

Washington en alerta por segundo juicio político a Trump 1:28

(CNN) — La escalofriante evidencia en video del primer día del segundo juicio político de Donald Trump, que mostraba a sus frenéticos partidarios abriéndose camino hacia el Capitolio de Estados Unidos, revivió un trauma nacional.

Combinado con una apertura fallida e ilógica por parte de su equipo de defensa, también planteó una pregunta perenne: ¿qué se necesitaría exactamente para que los senadores republicanos finalmente exigieran al expresidente rendir cuentas?

Las imágenes, tomadas de múltiples cámaras de teléfonos celulares y transmisiones de televisión el 6 de enero, mostraron el momento en que una multitud incitada por Trump invadió el Congreso justo en el momento en que los legisladores certificaban la victoria electoral del presidente Joe Biden.

Mira el video que argumenta la acusación a Trump 13:18

Las horribles escenas, presentadas por los fiscales de juicio político de la Cámara demócrata, pusieron a los espectadores dentro de la multitud enfurecida. Los llevó a las ornamentadas cámaras del Congreso mientras los alborotadores que coreaban el nombre de Trump y «Paren el robo» perseguían a los legisladores y al entonces vicepresidente Mike Pence.

El juicio en el Senado se reanuda al mediodía del miércoles. Los fiscales de juicio político de la Cámara de Representantes ya han establecido una clara línea de consecuencia entre la retórica de Trump y el asalto. También presentaron un caso sólido ante los senadores que formaban parte del jurado de que juzgar a un expresidente impugnado cuando estaba en el cargo por intentar efectivamente un golpe violento para permanecer en el poder era constitucional.

«Si eso no es un delito imputable, no existe tal cosa», dijo el fiscal principal de juicio político de la Cámara, el representante Jamie Raskin, ante un Senado silencioso.

Fue una declaración que el equipo legal de Trump, que insultó a los muertos y heridos por el motín al llamar la presentación de imágenes un ejemplo de «deporte de sangre» organizado por una «compañía cinematográfica», nunca respondió. Quizá se deba a que no hay una buena respuesta.

La respuesta de la defensa fue una metáfora justa de algunos aspectos del desempeño de Trump en la presidencia: no estuvo preparado, fue contradictorio, impulsivo y politizado.

Observadores objetivos, y subjetivos, incluidos senadores republicanos que ya han tomado una decisión, analizaron las contribuciones iniciales del abogado Bruce Castor Jr. y, en menor medida, David Schoen. Algunos republicanos dijeron que las presentaciones de los fiscales de la Cámara de Representantes fueron más convincentes que las del primer juicio de Trump el año pasado después de que fue acusado por tratar de hacer que Ucrania le hiciera daño a Biden. Ross Garber, abogado de juicio político y comentarista de CNN, describió la apertura del equipo de Trump como una «actuación terrible, terrible».

Lejos de ayudar al expresidente, su equipo, llamado en el último minuto porque sus representantes anteriores se retiraron, parece haber confundido a los senadores.

«No podía entender a dónde iba. (Pasó) 45 minutos yendo a alguna parte», dijo la senadora de Alaska Lisa Murkowski, una de los seis republicanos que votaron con los demócratas en el Senado para declarar constitucional el juicio.

«¿Qué diablos está pasando?», preguntó simplemente un asesor de Trump.

LEE: Tres conclusiones clave del primer día del juicio político de Trump

‘Este no puede ser nuestro futuro’

Para la acusación, Raskin tejió expertamente una imputación contra Trump, utilizando la propia retórica incendiaria del presidente, el peso simbólico de la historia de Estados Unidos y la emoción colectiva de un pueblo que había visto violadas sus instituciones democráticas.

Su punto legal central era que si Trump no era llamado a rendir cuentas por sus acciones, cualquier futuro presidente que perdiera una elección en noviembre concluiría que tenía un reinado libre para invocar cualquier caos que quisiera, un concepto al que se refirió como la «excepción de enero».

El legislador de Maryland, que recientemente perdió a su hijo, se puso lloroso al explicar cómo su hija, que estaba con él el 6 de enero, dijo que nunca más quería volver al Capitolio. Y utilizó la carnicería humana provocada por la turba de Trump para condenar a su líder.

«La gente murió ese día. Policías terminaron con daño en la cabeza y daño cerebral. A una gente le sacaron los ojos. Un policía tuvo un ataque cardíaco. Un policía perdió tres dedos ese día. Dos policías se quitaron la vida», dijo Raskin.

«Senadores, este no puede ser nuestro futuro».

Otro de los fiscales de juicio político de la Cámara de Representantes, el representante de Colorado Joe Neguse, resumió el caso que su lado presentará en los próximos días.

«Lo que vivieron ese día, lo que vivimos nosotros ese día, lo que nuestro país vivió ese día es la peor pesadilla de los artífices hecha realidad», dijo a los senadores.

«Los presidentes no pueden avivar la insurrección en sus últimas semanas y marcharse como si nada».

La evidencia podría justificar ese caso. Pero la realidad política de una nación dividida y politizada significa que un presidente probablemente pueda hacer todas esas cosas y salirse con la suya.

MIRA: Temen que segundo juicio político a Trump desate más protestas en Washington pese a seguridad y amenaza de nieve

Republicanos indiferentes

El expresidente gritó dentro de su resort de Florida mientras su equipo de defensa desencadenaba contraargumentos descuidados e ilógicos, dijeron las fuentes a Kaitlan Collins de CNN. Sus abogados presentaron un mal caso. Dado que se espera que los fiscales de la Cámara utilicen videos más gráficos del intento de golpe contra el Congreso, parece poco probable que las cosas mejoren para el expresidente.

Fuentes: Trump, descontento con desempeño de su abogado 0:41

Pero a pesar de la mala conducta histórica del intento de Trump de doblegar la democracia estadounidense basándose en afirmaciones falsas de fraude electoral, la verdad central de su mandato tumultuoso y divisivo en la Casa Blanca se mantuvo firme: la mayoría de los republicanos todavía están demasiado asustados para contrariarlo.

El día de apertura del juicio planteó la pregunta: ¿qué nivel de violencia e insurrección y agitación cómica por parte de un equipo legal superado convencería a la mayoría de los republicanos de anteponer el interés nacional a su propio futuro político y separarse de un expresidente que todavía es querido en las bases del partido?

Los demócratas lograron agregar solo un senador republicano –Bill Cassidy de Louisiana– a cinco de sus colegas que ya habían señalado que creían que el juicio era constitucional, dejando una mayoría de dos tercios para condenar casi impensable.

«Creo que es absurdo», dijo el senador de Florida Marco Rubio, sobre juzgar a un expresidente después de escuchar las primeras cuatro horas del juicio. El senador John Kennedy de Louisiana declaró con ligereza: «No es necesario ser la jueza Judy para ver los defectos constitucionales».

Cuando se le preguntó si alguna evidencia condenatoria podría hacerle cambiar de opinión, el senador Ron Johnson de Wisconsin dijo rotundamente «no». Anteriormente, el senador Mike Lee de Utah argumentó en Fox News que el discurso de Trump en Washington que envió a la multitud enfurecida hacia el Capitolio debería ser tratado como una salida de los límites en uno de los campos de golf del expresidente y merecía un «mulligan».

MIRA: Abogados de Trump dijeron en el inicio del juicio político lo que el expresidente quería oír, dice abogado

‘Un juicio político peligroso y rápido’

No se esperaba que Castor abriera. Pero le dijo a los senadores que Raskin había estado tan impresionante que el equipo cambió de rumbo, antes de lanzar un discurso incoherente, aparentemente sin guión. Se burló de los senadores, se fue por la tangente y, para cierta furia de Trump, declaró que el expresidente perdió las elecciones, un hecho que Trump se niega a aceptar.

Schoen hizo una actuación más trumpiana, advirtiendo implícitamente que someter a juicio a un cliente que pasó cuatro años dividiendo el condado podría desencadenar una nueva Guerra Civil. Lanzó algunas referencias obligatorias para cancelar la cultura y las «élites» liberales que miran con desprecio a los estadounidenses comunes y corrientes a los que se refieren como «deplorables».

A diferencia de Castor, Schoen tenía algunos argumentos legales descifrables.

Acusó a los demócratas de la Cámara de Representantes de infringir los derechos de Trump al perpetrar «un juicio político peligroso y rápido». Si bien argumentó que era inconstitucional juzgar a un expresidente, Schoen también argumentó que tal procedimiento era prematuro ya que aún estaban llegando pruebas. Su argumento de que un ciudadano privado no puede ser juzgado se vio socavado por el hecho de que el entonces líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, se negó a celebrar el juicio político del presidente mientras aún estaba en el cargo.

Pero el punto principal y más audaz de Schoen fue que el juicio político no fue más que un esfuerzo de los demócratas para privar de sus derechos a los 74 millones de votantes del expresidente.

«Su máxima esperanza es que esto sea un tiro de advertencia para cualquier otro candidato a un cargo público que se atreva a tener un mensaje político que es muy diferente al propio punto de vista político de ellos», declaró Schoen. Se refería a las esperanzas que Trump puede tener de postularse nuevamente para presidente en 2024, que serían rechazadas si fuera condenado y vedado de cargos públicos futuros.

Él ignoró la flagrante hipocresía de su comentario. El juicio solo se lleva a cabo debido a las afirmaciones falsas y perniciosas de Trump de que le robaron las elecciones y su incitación a sus partidarios en una operación diseñada para privar de sus derechos a una mayoría popular que votó para expulsarlo de su cargo.

spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article