11.7 C
Peru
Wednesday, April 14, 2021

ANÁLISIS | El juicio político de Trump sacudirá Washington y resonará a través de los siglos

Must read

Repaso del primer juicio político a Trump en tres minutos 3:02

(CNN) — La pregunta planteada por el segundo juicio político de Donald Trump, que comienza el martes, es si un presidente que ha perdido la reelección puede salirse con la suya con un violento intento de golpe en un esfuerzo desesperado por mantenerse en el poder.

La respuesta contenida en la probable absolución del excomandante en jefe por incitar a un asalto mortal al Capitolio se hará eco a través de generaciones y puede influir en el resultado de alguna insondable prueba futura de la democracia estadounidense.

Pero preocupaciones más contemporáneas que no dependen del veredicto del juicio del Senado –como la constante cobardía de los republicanos que se niegan a responsabilizar a Trump y el efecto de la evidencia en el pueblo estadounidense– también son de enorme trascendencia, ya que darán forma a la era política moderna.

Los eventos de esta semana informarán la capacidad del país para salir de una presidencia traumática que lo dejó tan dividido como en ningún otro momento desde la Guerra Civil. Y las impredecibles consecuencias partidistas desatadas por un juicio que se desarrolla dentro de una valla de dos metros y medio de alto alrededor del Capitolio en medio de temores de más violencia tendrá un efecto directo en las esperanzas del presidente Joe Biden de reunir la voluntad nacional necesaria para conquistar múltiples crisis.

LEE: ANÁLISIS | Dos juicios políticos en menos de dos años. ¿Cómo llegamos aquí?

El juicio comenzará apenas un mes después del día famoso cuando Trump saludó a una gran multitud en Washington ya preparada para la revuelta por sus semanas de falsas acusaciones de fraude electoral. La posterior invasión del Capitolio de Estados Unidos durante una sesión conjunta del Congreso para certificar la victoria electoral de Biden provocó cinco muertes y vio a los fanáticos de Trump desfilar sin obstáculos por los pasillos del edificio icónico mientras los legisladores huían a un lugar seguro.

Al argumentar que el juicio es inconstitucional, motivado políticamente y una violación de su derecho a la libertad de expresión, la defensa de Trump resurgirá un tema central de su mandato de que un presidente es todopoderoso e inmune a la censura por comportamiento antidemocrático arraigado en un temperamento volcánico y autocrático.

La mayoría de los republicanos del Senado han indicado que no lucharán contra el comportamiento de Trump, sino que se refugiarán en un argumento cuestionable de que un presidente que fue impugnado mientras estaba en el cargo por comportamiento sedicioso no puede ser juzgado después de regresar a la vida privada.

Eso significa que hay una posibilidad pequeña de que una mayoría de dos tercios condene a Trump entre 100 senadores que servirán como jurados en la cámara que se convirtió en una escena del crimen del que muchos de ellos fueron testigos.

Pero los fiscales de juicio político de la Cámara demócrata argumentarán que si provocar una rebelión contra la transferencia pacífica del poder de Estados Unidos no es una ofensa que se puede impugnar, nada lo es. El caso de los fiscales revelará evidencia del horror que se desarrolló en el Capitolio que dejará en claro que el sistema político de Estados Unidos se forzó hasta el borde del abismo.

Si bien es probable que los fiscales no logren una prohibición de que Trump sirva en un cargo federal en el futuro, esperan condenarlo tanto en la percepción pública que un regreso político en 2024 sería imposible.

Un video de Trump declarando a una multitud enojada que había llamado a Washington el 6 de enero «si no luchan como el infierno, ya no vamos a tener un país», seguido de clips de manifestantes gritando «lucha por Trump» mientras se abrían paso en el Capitolio tendrá un efecto poderoso. También serán una visualización incómoda para los senadores republicanos que pasaron cuatro años ignorando la conducta ilegal de Trump para su propia preservación política.

El precio a pagar por desertarle a un expresidente que aún domina su partido está siendo demostrado por la reacción violenta dirigida a 10 republicanos que votaron a favor de un juicio político en la Cámara.

LEE: ¿Cómo fue el primer juicio político contra Trump y cómo será el segundo?

Una ventana al alma política de Estados Unidos

El juicio, como sea que termine, marcará un remate extraordinario y apropiado para la presidencia más divisiva en la historia de Estados Unidos que rompió las garantías políticas básicas establecidas por los fundadores hace casi 250 años.

En un momento de aguda crisis nacional, en medio de una pandemia y un desastre económico exacerbados por la negligencia de Trump en el cargo, el juicio abrirá una ventana a la unidad amargamente fracturada de Estados Unidos.

Incluso después de que terminara su presidencia, Washington está bajo el asedio del extremismo, la destrucción de la verdad por parte de Trump con afirmaciones falsas de fraude electoral y conspiraciones desquiciadas que muestran que la lucha por salvar la democracia de Estados Unidos no terminó el Día de la Toma de Posesión.

Es posible que un puñado de republicanos del Senado emule al senador de Utah Mitt Romney, el único miembro de su partido que votó para condenar a Trump en su primer juicio. Pero Trump está convencido de que será absuelto. Sus propias preocupaciones sobre la responsabilidad se limitan a republicanos como la representante Liz Cheney, quien ignoró su culto a la personalidad y votó a favor de un juicio político, dijeron las fuentes a Jim Acosta de CNN.

Desde el balsámico lujo en su resort de Florida, el expresidente rechazó una solicitud demócrata de testificar en su propia defensa, un factor que los fiscales de juicio político de la Cámara de Representantes usarán para reforzar los argumentos legales que lo condenan.

El juicio consumirá horas al día durante las próximas semanas, pero será solo la mitad de una historia política convincente que se está desarrollando en Washington.

Biden, a tres semanas de haber comenzado su mandato, está intensificando sus esfuerzos para levantar su administración y rescatar al país con vacunas antes de que las nuevas variantes de covid-19 desencadenen otra ola mortal de infecciones.

El nuevo comandante en jefe se ha mantenido alejado del drama del juicio político, dejando que el nuevo liderazgo demócrata en el Capitolio siga adelante. Pero Biden, que está impulsando un plan de ayuda para la pandemia de US$ 1,9 billones, tiene un gran interés en que el Senado concluya el proceso lo más rápido posible.

«El Senado tiene que resolverlo», dijo el lunes el presidente a los periodistas en la Casa Blanca cuando se le preguntó si su predecesor debería ser privado de sus futuros derechos políticos y los privilegios otorgados a un expresidente.

Una línea de defensa familiar

El equipo de defensa de juicio político de Trump apresuradamente reacondicionado expuso el lunes su estrategia en informes previos al juicio. Primero argumentarán que el proceso es inconstitucional y está motivado por una vendetta política.

«Este fue solo un intento egoísta del liderazgo demócrata en la Cámara de Representantes de aprovechar los sentimientos de horror y confusión que se apoderaron de todos los estadounidenses en todo el espectro político al ver la destrucción del Capitolio el 6 de enero por unos pocos cientos de personas», escribieron los abogados.

La defensa de Trump también revivirá uno de los viejos tropos de los apologistas del expresidente: que su retórica agresiva debe tomarse en sentido figurado, no literalmente, con la afirmación de que su llamado a la turba a «luchar como el infierno» era metafórico.

Los abogados también han dejado en claro anteriormente que afirmarán que impugnar a Trump por sus locas mentiras sobre el fraude electoral lo priva de su derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda. Su equipo también ha postulado, a pesar de múltiples demandas y certificaciones de votos por parte de los estados y el Congreso, que no hay evidencia para refutar sus falsas afirmaciones de fraude electoral, lo que prolonga la Gran Mentira de que la elección le fue robada al expresidente.

En un contragolpe la víspera del juicio del lunes, los fiscales de juicio político de la Cámara demócrata acusaron a la defensa de Trump de entregarse a «contorsiones» para respaldar sus desacreditadas afirmaciones de una elección «amañada» y «robada».

Y argumentan que la evidencia del crimen básico de Trump contra la Constitución es abrumadora.

«El presidente Trump violó su juramento y traicionó al pueblo estadounidense», decía el escrito. «Su incitación a la insurrección contra el Gobierno de Estados Unidos, que interrumpió la transferencia pacífica del poder, es el crimen constitucional más grave jamás cometido por un presidente».

Los fiscales de la Cámara de Representantes también pueden valerse de los expedientes de algunos de los muchos manifestantes pro-Trump arrestados por la incursión en el Capitolio. Uno de los acusados, Matthew Miller, argumenta que estaba «siguiendo las instrucciones» de Trump para marchar hacia el Congreso. Otro presunto alborotador, el llamado Qanon Shaman, Jacob Chansley, le dijo a CNN el lunes: «Estoy profundamente decepcionado del expresidente Trump. No fue honorable», y su abogado dijo que había «hecho caso a las palabras del expresidente.»

La naturaleza relativamente sencilla del cargo contra Trump y la naturaleza más comprimida del juicio contrasta con su primer juicio político que resultó en su absolución el año pasado, por acusaciones de que abusó de su poder para lograr que Ucrania interviniera en las elecciones para hacerle daño a Biden. Trump ahora representa dos de los cuatro juicios políticos presidenciales en la historia de Estados Unidos.

MIRA: Seguidores de QAnon y de Proud Boys abandonan a Trump tras posesión de Biden, según reportes

‘Una violación rotunda’

La afirmación de que un expresidente no puede ser juzgado después de haber tenido un juicio político se basa en una lectura hiperliteral de la Constitución.

Los partidarios de Trump argumentan que el juicio es discutible ya que el juicio político se trata de destituir a un presidente de su cargo y Trump ya dejó el poder.

Pero algunos analistas legales replican que el juicio está respaldado por un precedente tras el juicio político de varios exfuncionarios o jueces en la historia de Estados Unidos y también está validado por la disposición en la Constitución de que los funcionarios no puedan ocupar futuros cargos federales.

El jurista conservador y crítico frecuente de Trump George Conway le dijo a Jake Tapper de CNN el lunes que el expresidente también fue acusado con razón porque cuando la violencia se desataba el 6 de enero –durante el proceso del Congreso diseñado para certificar la elección de un nuevo presidente– no cumplió con su obligación de defender la Constitución y al pueblo estadounidense.

«Quería algo para interrumpir el conteo de votos electorales que significaría que ya no sería presidente de Estados Unidos», dijo Conway.

«Nada de eso está protegido por la Primera Enmienda. Es una violación rotunda de su juramento al cargo y es impugnable y debe ser castigado con la prohibición de ocupar un cargo federal en el futuro».

Manu Raju, Lauren Fox, Jim Acosta, Katelyn Polantz y Caroline Kelly de CNN contribuyeron a este informe.

More articles

- Advertisement -

Latest article