-1.7 C
Peru
Friday, November 26, 2021

ANÁLISIS | El equipo de defensa de Trump enfrenta una carga pesada, pero la lealtad al expresidente pende del juicio

Must read

Analista: El juicio político deja mal parado a Trump 1:16

(CNN) — Los abogados defensores de Donald Trump enfrentan el viernes una misión abrumadora al refutar un caso devastador de juicio político de que el expresidente es un tirano peligroso que puso a su turba contra sus compatriotas estadounidenses.

Pero después de que se reunieron el jueves con tres de los principales partidarios de Trump, los senadores Ted Cruz, Lindsey Graham y Mike Lee –que se supone que sirven como jurados imparciales– está claro que su tarea será asistida por senadores republicanos que se preocupan tanto por el control de daños políticos como por limpiar el nombre de Trump.

No importa cuán persuasivo fue el caso de los demócratas durante la semana pasada, la matemática política en bruto permanece del lado de Trump. Todavía no hay indicios de que 17 senadores republicanos estén dispuestos a unirse a los demócratas para condenar al expresidente por incitar a la insurrección mortal el 6 de enero.

Ese resultado potencial para Trump podría ser difícil de explicar para algunos senadores republicanos a sus electores después de tres días en los que los fiscales de juicio político demócratas construyeron un caso convincente contra el expresidente utilizando videos desgarradores, imágenes de seguridad nunca antes vistas, la retórica incendiaria de Trump y pruebas documentales exhaustivas.

A través de un caso meticulosamente detallado que mostraba los eventos de ese día desde muchas dimensiones, construyeron una línea recta de intenciones entre las acciones de Trump y la destrucción llevada a cabo por alborotadores que amenazaron la vida de congresistas, sus asistentes, personal del Capitolio y decenas de policías. Cinco personas murieron ese día y más de 140 policías resultaron heridos.

Los fiscales demócratas del juicio político alegaron que Trump pasó meses desacreditando las elecciones que finalmente perdió, construyendo una «gran mentira» de que los votos de sus partidarios estaban siendo robados y su país les estaba siendo arrebatado.

Luego, argumentaron los fiscales demócratas, Trump llamó a sus partidarios a Washington, en una fecha específica, que consideró como la última oportunidad para que detuvieran el «robo» de las elecciones cuando el Congreso se reunió para certificar la victoria de Joe Biden. Los fiscales afirmaron que el expresidente incitó a la turba con sus falsas afirmaciones y los llamó a marchar al Congreso y «luchar como el infierno» por él, con pleno conocimiento de que su incitación provocaría una reacción violenta.

LEE: ANÁLISIS | Nuevos detalles sobre el día del terror en el Capitolio son una acusación devastadora contra Trump

Ese día, Trump no solo abdicó de su juramento constitucional de defender a otra rama del Gobierno, sino que «se deleitó» con la destrucción que se estaba produciendo en el Capitolio, argumentaron los fiscales.

Si el equipo de defensa de Trump se enfrentara a un jurado real, en lugar de a un grupo de senadores republicanos que en su mayoría parecen haber tomado la decisión de absolver a Trump antes del juicio, se enfrentarían a una vara alta por el peso de los hechos y las pruebas en su contra.

Pero como demostró la reunión entre los abogados defensores y Graham, Cruz y Lee, algunos republicanos ni siquiera están interesados en mantener la apariencia de ser imparciales. Cruz, republicano de Texas, describió la sesión con el equipo de defensa de Trump como una oportunidad para compartir sus pensamientos sobre la estrategia legal.

«Creo que el resultado final de este juicio político es muy claro para todos», dijo Cruz a CNN el jueves. «Donald Trump será absuelto… Se necesitan 67 votos para condenarlo y todas las personas en la cámara del Senado entienden que no hay votos para condenar, ni debería haberlos».

Consideraciones políticas

Con esa lealtad inquebrantable a Trump que se cierne sobre el juicio, los fiscales de juicio político cerraron su caso contra el expresidente el jueves apelando a la conciencia y al sentido del deber de cada senador de proteger a sus conciudadanos asegurándose de que Trump enfrente consecuencias reales, incluida una votación que le impediría volver a buscar un cargo federal.

«Humildemente, humildemente, les pedimos que condenen al presidente Trump por el crimen del que es abrumadoramente culpable», dijo el representante Joe Neguse, uno de los fiscales del juicio político, al concluir. «Porque si no lo hacen, si pretendemos que esto no sucedió, o peor aún, si lo dejamos sin respuesta, ¿quién puede decir que no volverá a suceder?».

Esas palabras pueden pesar mucho sobre algunos senadores republicanos, ya que este juicio llega a su fin en los próximos dos días. Pero los comentarios iniciales de los senadores republicanos sugieren que creen que es probable que el ala Trump del partido aún mantenga un control firme sobre el proceso de primarias en 2022.

Aunque Trump dejó el cargo el mes pasado en el punto más bajo de sus índices de aprobación (34%) –y hay algunas pruebas preliminares que indican que un número considerable de republicanos cambiaron su registro de votantes a independientes después del 6 de enero– todavía es una fuerza a tener en cuenta. Las encuestas sugieren que un tercio del electorado todavía está de su lado, incluso después de los mortíferos eventos del asedio al Capitolio, y su aprobación entre los republicanos, aunque más baja de lo que era, todavía estaba alrededor de 70% antes de dejar el cargo.

Argumentos de los fiscales no parecen convencer a suficientes republicanos 2:07

Muchos líderes electos dentro del Partido Republicano tampoco ven ninguna razón para arriesgarse a la ira de Trump, porque creen que recuperar la mayoría en la Cámara y el Senado está muy al alcance en 2022 dado lo estrechamente divididos que están esos dos cuerpos legislativos ahora y el hecho de que el proceso de redistribución de distritos podría favorecer a los republicanos en algunos estados clave. La historia también está del lado de los republicanos. Históricamente, el partido que sale de la Casa Blanca a menudo toma escaños en las elecciones intermedias.

Aunque la cuestión de la influencia de Trump sobre el Partido Republicano ha sido un subtexto de todo el juicio, el representante Jamie Raskin de Maryland y sus compañeros fiscales del juicio político pidieron implícitamente a los senadores que dejaran la política a un lado el jueves apelando a un sentido más profundo de propósito, subrayando repetidamente el punto de que la insurrección fue un incidente que trascendió las líneas partidarias y debería unirlos como estadounidenses.

Neguse, un demócrata de Colorado, recordó a los senadores que en un momento en que la turba armada gritaba «Cuelguen a Mike Pence», el instinto de Trump era redoblar sus ataques contra su vicepresidente en Twitter. Neguse y otros fiscales de juicio político también buscaron influir en los senadores al señalar que, a pesar del supuesto deseo de Trump de apoyar a los «hombres de azul», se quedó de brazos cruzados en la Casa Blanca durante horas mientras sus seguidores golpeaban brutalmente a los policías.

«Se merecían un presidente que cumpliera su (juramento), que no arriesgara su vida y seguridad para retener el poder. Un presidente que los preservara, protegiera y defendiera. Pero eso no fue lo que hizo», dijo Neguse. Cuando la policía todavía estaba atrincherada y atacada con palos», dijo en su video a las personas que los atacaban: ‘Los queremos. Son muy especiales’. ¿Qué más podríamos necesitar saber sobre el estado de ánimo del presidente Trump?».

MIRA: ¿Cuál sería el futuro político de Trump si es absuelto en este juicio?

Preguntas para el equipo legal de Trump

En su argumento final el jueves, Raskin planteó una serie de preguntas provocadoras que es poco probable que el equipo de defensa pueda responder el viernes. ¿Por qué Trump no les dijo a sus partidarios que detuvieran el ataque al Capitolio tan pronto como se enteró de lo que estaba sucediendo? ¿Por qué no envió ayuda a los abrumados agentes del orden durante al menos dos horas después de que comenzara el ataque? ¿Y por qué «en ningún momento de ese día condenó la violenta insurrección y los insurrectos?», preguntó Raskin.

El equipo de Trump ya ha señalado su posible enfoque, a pesar de que su primera presentación enfureció a Trump y fue ampliamente criticada, y es poco probable que tenga mucho que ver con los hechos de lo que sucedió el 6 de enero.

En sus argumentos de apertura a principios de esta semana, y en comentarios más recientes a los periodistas, el abogado defensor de Trump David Schoen planteó una serie de argumentos que no intentaron desafiar la evidencia contra Trump. En cambio, argumentó que todo el proceso de juicio político no solo era inconstitucional, ya que Trump ahora es un ciudadano privado, sino que corre el riesgo de enardecer a la turba nuevamente. Advirtió que «abriría nuevas y mayores heridas en todo el país».

El colega de Schoen, Bruce Castor, planteó un argumento enrevesado de que al condenar el lenguaje incendiario de Trump, los demócratas estaban tratando de privarlo de su derecho a la libertad de expresión. Schoen avanzó esa estrategia al afirmar que el objetivo real era privar de sus derechos a los 74 millones de votantes de Trump al tratar de prohibir que el expresidente se postulara nuevamente en 2024. Esta es una acusación un tanto irónica ya que todo el asunto resultó de las repetidas y falsas afirmaciones de Trump de fraude electoral.

Castor ofreció una reacción surrealista al caso de los demócratas el jueves cuando Manu Raju de CNN le preguntó cuál fue su reacción ante una gran cantidad de pruebas presentadas por los fiscales de juicio político de que los alborotadores estaban recibiendo órdenes de Trump mientras llevaban a cabo la insurrección.

«¿Alguien dijo que escuchó directamente del presidente Trump que hicieran eso?», respondió Castor. «No creo que eso sea lo que pasó, no».

Las fuentes también le dijeron a CNN que el equipo de Trump ha estado buscando evidencia en video propia, incluidos clips de demócratas prominentes que usan frases políticas que incluyen las palabras «luchar».

Los senadores pueden ver imágenes del líder de la mayoría Chuck Schumer advirtiendo fuera de la Corte Suprema que el país «cosecharía el torbellino» debido a las acciones de los jueces conservadores. Por supuesto, en esa ocasión, la retórica de Schumer no condujo a la violencia.

Según los informes, la defensa también planea argumentar que al presentar evidencia gráfica en video del terror dentro del Capitolio, la fiscalía estaba tratando de glorificar la violencia o brindar entretenimiento a los espectadores de televisión.

Antes de descansar su caso el jueves, los fiscales de la Cámara se esforzaron por contrarrestar los posibles argumentos de la defensa. Raskin, por ejemplo, dijo que el voto del Senado el martes para declarar constitucional el juicio significaba que la defensa solo podía construir un caso en torno a la culpabilidad o inocencia de Trump.

El demócrata de Maryland y fiscal principal de juicio político, que describió a Trump como un tirano que «buscaba anular los derechos políticos y la soberanía del pueblo estadounidense», argumentó que los senadores no podían simplemente salirse con la suya con su argumento de que el juicio en sí es inconstitucional porque el expresidente ya está fuera de su cargo.

«Hemos solucionado ese problema jurisdiccional y constitucional. Se acabó», dijo Raskin. Hizo un llamado al equipo de defensa de Trump para que se concentre «como un rayo láser en los hechos y no regrese al argumento constitucional que ya ha sido decidido por el Senado».

Aún así, varios republicanos indicaron el jueves que aún tenían la intención de hacer su voto final sobre la constitucionalidad del juicio, evitando intervenir en el caso contra Trump.

MIRA: El segundo juicio político a Donald Trump, entre la razón y la emoción

Neguse trató de desacreditar el argumento de que nadie escuchó a Trump ordenar a la multitud que cometiera violencia, una presunción similar a la adoptada por la defensa de Trump en su primer juicio político cuando su equipo argumentó que no le pidió específicamente al presidente de Ucrania que interfiriera en la elección.

El demócrata de Colorado presentó múltiples ejemplos de Trump alabando a partidarios que actuaron violentamente, o en los que Trump parecía condonar la violencia, ya que alegó que el expresidente sabía exactamente lo que sucedería cuando la turba llegara al Capitolio.

«Su mensaje fue claro como el cristal. Y fue entendido de inmediato. Al instante. Por sus seguidores», dijo Neguse.

«No tenemos que adivinar cómo reaccionaron. Podemos ver cómo reaccionó la gente a lo que dijo. Ustedes los vieron. Y vieron la violencia».

spot_img

More articles

- Advertisement -

Latest article